Y digo yo…

Anuncios

4 thoughts on “Y digo yo…

  1. A ver… Leí los siete versículos de una pasada. Los primeros me parece que fueron lentos y hasta un poco aburridor. Pero por el versículo 6, la cosa se puso interesante. Trata de no perderte en detalles insignificantes (disculpa si te ofendo), debes intentar mantener vivo el interés del lector, tanta narración superflúa sobre la rutina del personaje (o la tuya) por poco hace que dejara de leer. Pero como dije antes: me atrapaste justo cuando ingresaste al instituto y expresaste el morbo de ambos hombres. No es que me guste las narraciones eróticas (aunque bien que me entretienen), pero es un gancho difícil de ignorar.

    Otro día seguiré con los versículos del capítulo 2.
    Nota: eso del “versículo” me recuerda a la Biblia, que de paso me dio escalofrío cuando las condenadas monjas en el colegio me obligaban a leerla. Brrrrr…

    • Querida lectora:

      Cierto, tienes razón que el principio es un tanto lento y que cometo ese error de escritor novel de querer explicarlo todo. Y evidentemente no ofendes, toda crítica constructiva es siempre bien recibida. Menos mal que te conseguí atrapar; ahora la cuestión es no soltar la mordaza.

      Saludos

Gracias por dejar tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s