Capítulo 8: Una metedura de pata, un fisgón y un chateo (versículo cuarto)

—Venga, no te desconcentres, que vas muy bien. Invéntate una vida, otro yo, alguien que sea apetecible para ella; tú sabes muchas cosas de sus gustos, así que sorpréndela a base de coincidencias, pero sin pasarte; que no se huela nada.

Así pasaron varias horas; el chaval no hacía más que construir un personaje, un alter ego que encajara de lleno en las fantasías de Encarni. Su personaje era un tipo de dieciocho años, universitario de primer año, que tocaba la guitarra en un conjunto de rock. Ella, la muy inocente, le dijo que también tenía dieciocho años recién cumplidos, pero que estaba repitiendo curso… Anda que la chavala tampoco era mentirosa ni nada. Al cabo de ese par de horas, cuando ella no hacía más que reírse de las ocurrencias de Casanova, llegó una pregunta que nos sorprendió a los dos:

«Oye, ¿no tendrás una foto, verdad?».

—Hostias, una foto… ¿y ahora qué cojones hago?

—Bueno, a ver, que no cunda el pánico… Abre otra ventana del navegador y busca grupos de rock.

—Buena idea, jefe.

Dicho y hecho. En otra ventana aparecieron miles de enlaces a páginas de grupos de rock; entre ellas, elegimos el de un grupo desconocido de Argentina, Los Pamperos Rockeros, y escogimos la foto del guitarrista, un chaval, muy guapo, por cierto, con su melena y sus ojos verde botella. La copiamos en el ordenador y se la mandamos a Encarni. Durante medio minuto, ni una sola palabra volvió a aparecer en la ventana del privado del chat. La tensión se mascaba en el ambiente. Podría ser que ella conociera ese grupo —algo prácticamente imposible— o que no se tragara que aquella era la foto de Casanova, lo cual sí que era más probable.

—Joder, tío, no se lo ha tragado, no se lo ha tragado, se va a enterar de que soy yo y va a ser peor el remedio que la enfermedad.

—No creo. Espera un poquito más.

Un «vaya, qué guapo…» apareció en el monitor y, seguidamente, un «mándame tú una a mí, ¿no? Así estaremos en igualdad de condiciones».

—Eso, tú pídele a ella igual que ella ha hecho contigo. A ver de dónde saca ahora una foto de una chica de dieciocho.

A los pocos segundos, una fotografía de Encarni en bañador, en la playa, con sus amigas, llegó hasta el ordenador de Ángel. La verdad, no tendría dieciocho, pero los aparentaba estupendamente.

—Por Dios, yo podría esperarme el tiempo necesario hasta que fuera mayor de edad, jajaja.

—Anda, que tú no eres mamón ni nada. ¿Y ahora, qué?

—Ahora corta, queda con ella para otro día en el chat y espera un tiempo a que termine de caer en el anzuelo. Luego, quedas con ella un día en algún sitio, apareces tú y te ríes de ella en su cara. Ojo por ojo.

—Muy fuerte lo tuyo, Juan. Espero que nunca te enfades conmigo, porque ese día me cago por las patas abajo.

—Haces bien, chaval, haces bien en tenerme miedo.

«Lo siento, pero he de dejarte. Podríamos quedar mañana aquí, a la misma hora, si no te importa».

«Claro que no, me parece estupendo».

«Entonces, ciao y besos».

«Ciao, Casanova».

—Ole, ole, ole.

Se había levantado de la silla y daba vueltas por el cuarto, como si acabara de marcar el gol definitivo de la final de la Champions en el último minuto; sólo le faltaba levantarse la camiseta y cubrirse la cara con ella.

—Ya vale, ya vale.

Mi vecino apagó el ordenador y tuve que convencerle de que no era buena idea que me levantara a hombros dentro del cuarto porque ni el gimnasio le había dado tan buenos resultados ni la altura de la habitación se prestaba para semejante ejercicio. Así que allí le dejé, dando vueltas, preparando el segundo episodio de La Venganza de los Canijos. Yo tenía también muchas cosas que preparar, quizás demasiadas, y ninguna de mi gusto.

 

¿Qué tiene que preparar nuestro héroe? ¿Qué sucederá ahora con Angel? ¿Qué sorpresas nos deparará el futuro? Todo eso y más en las próximas entregas de “Juan Cacho o un cacho de Juan”.

Anuncios

Gracias por dejar tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s