Capítulo 11: Unas webs, una cámara y un par de problemas… (versículo primero)

Joder, vaya día el de ayer. Entre lo de los vídeos, los cedés, Vicente y el Gollina, y el archivito de texto de Jaime Calahorra, el cúmulo de sorpresas había sobrepasado cualquier límite aceptable. Así que, después de almorzar, decidí echarme un ratito en la cama a reposar, además de intentar dejar de darle vueltas a la cabeza. Pero nada, no había manera; cada vez que cerraba los ojos veía el culo de Amparo y las cerezas, las chicas grabadas en el servicio, el archivo con las claves de Jaime, todo eso revuelto en una espiral de imágenes que me atormentaba y no me dejaba relajarme.

Además, estaba el tema de las sospechas de Nieves sobre la muerte de Remedios del Valle y su posible conexión con el material que encontramos en casa de Odón Camuñas. Para colmo, también parecía que Amparo tenía que ver algo en el tema puesto que aparecía en uno de los vídeos. Mierda, qué follón, qué auténtico follón… Todo parecía estar relacionado, pero no veía las conexiones; estaba claro que existían vínculos entre todas estas cuestiones, pero no veía cuáles eran. Me recordaba esos malditos cuadros llenos de manchas de colores en los que, por mucho que los mirara desenfocando la vista, no conseguía ver la puñetera imagen en tres dimensiones que todo el mundo veía a los quince segundos. Y mira que lo he intentado veces, pero nada, absolutamente nada. Lo único que conseguía era un dolor de cabeza de campeonato y sequedad en los ojos. Pues así me sentía; despistado, deambulando por calles trazadas al azar, sin encontrar un patrón que le diera algo de sentido a aquel galimatías.

Total, que por mucho que me tumbara, me tapara la cabeza con la almohada y pusiera la radio a tope, no había manera de relajarme, así que decidí bajar a casa de Nieves a hablar con Ángel y enseñarle mi descubrimiento. Cuando llegué, Nieves estaba echándose la siesta —vaya, ella sí podía— y el chaval estaba hablando por teléfono. Eso sí, con un pañuelo alrededor del móvil.

—…Sí, genial, de verdad… Me encantaría… —Con la mano que le quedaba libre, me hacía señas para que me sentara—. Bueno, pues si luego puedo, me conecto y charlamos otro ratito… Chaooooo.

—¿Quién era, ligón de playa?

—Encarni, jejeje.

—¿Encarni? Venga ya, hablando por teléfono y todo… Un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad… ¿Y eso?

Este chaval, a veces, me dejaba desconcertado, un día todo era negro, a la media hora el mundo era un puñetero rayo de luz.

—Pues nada, chateando con ella me dio su móvil y yo le di el mío; vamos, el de Casanova. Y ya está.

Encima modesto, como si eso lo hiciera todos los días.

—¿Y cómo van las cosas?

—Genial, Juan, de verdad… Creo que no podré esperar hasta el viernes para verla, joder, aún estamos a miércoles, y las cosas van de puta madre, tío… Se hincha de reír conmigo, me cuenta cosas suyas, de sus amigas. Se ha tragado el anzuelo enterito, y se va a llevar un chasco de los que hacen época…

—Vaya, vaya… Parece que al final tendré yo razón, y tendrás un pico de oro… Pues nada, tú a lo tuyo, que por lo menos se entere de con quién se ha jugado los cuartos…

—Je, eso intento… Bueno, ¿y tú qué haces por aquí, a ver a mi hermana?

—¿A ver a tu hermana? No, ¿por qué me preguntas eso?

—Ah, no, por nada, cosas mías…

—Venía a ver si me podías ayudar a saber qué demonios es esto y para qué sirve.

Le pasé la hoja impresa con las direcciones de las páginas webs y las palabras en clave apuntadas al lado de cada una.

—Vaya, vaya, vaya, ¿de dónde has sacado esto?

—Bueno, eso ahora no importa… ¿Qué es?

—Parece evidente que son las direcciones de unas páginas web y lo de al lado unas claves de acceso para las zonas de pago… Podemos comprobarlo.

Entramos a su dormitorio y rápidamente encendió su ordenador.

—Joder, macho, esto de tener las claves para poder ver todo el material de esas páginas gratis, es todo un chollo. ¿Me dejaras que le haga copia a la lista? Anda, dime que sí…

—Vale, te la regalo si me dices exactamente para qué sirven, y de qué van esas páginas web.

—Eso es sencillo de averiguar, no hay más que visitarlas. Ejem, pero, claro…

—¿Qué ocurre?

Sabía lo que me iba a decir, pero de vez en cuando es bueno hacerle que sufra.

—Pues que son páginas porno, y no quisiera que mi hermana se enterara…

—Tranquilo, soy una tumba… «Vamos, como si no supiéramos que visitaba esas páginas, y sobre todo, para qué. Pero, bueno, dejémoslo que viva en su ignorancia, jajajaja».

Eligió la primera web de la lista. Al momento, un gran título en vivos colores nos anunciaba que nos encontrábamos en la más importante web de porno amateur del país.

—Porno amateur… Interesante…

—¿Me lo explicas? Porque eso del amateur, pues como que no lo pillo…

— Verás, son páginas a las que la peña manda sus propias fotos y vídeos, o fotos y videos sacados a personas normales y corrientes; nada de profesionales ni modelos…

—Ah, de acuerdo.

—Normalmente, estas páginas, como todas las porno, sólo te dejan ver una parte muy pequeña. Para verlo todo necesitas pagarles con una tarjeta de crédito…

—Ya…

—Pero si tenemos las claves, estamos entrando como si fuésemos otra persona, y a esa persona es a la que le cobrarán lo que estemos viendo nosotros… ¿De qué te ríes?

—Jejeje, no, de nada, cosas mías…

Lo que me hacía gracia era pensar que lo que ahora veíamos, se lo iban a cobrar a Jaime Calahorra. Al final iba a ser cierto que Dios existe y que es justo.ç

¿Dejará Cacho que un menor vea webs porno? ¿Qué pasará cuando  se entere su hermana? ¿Y Ángel, se quedará ciego? Todo eso y más en las próximas entregas de “Juan Cacho o un cacho de Juan”. 

Anuncios

Gracias por dejar tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s